sábado, 23 de abril de 2011

ALGÚN DÍA

Cada día, cuando pasea con su perro por la playa, encuentra una. La recoge y la lleva a casa. Allí la abre con cuidado y empieza a leer. Así pasa sus tardes de jubilado, leyendo mensajes en botellas de enamorados, turistas y algún que otro náufrago de pega. Algún día, piensa, uno de estos mensajes, será de ella.

12 comentarios:

  1. me pregunto si mi botella al mar alguna vez alguien la encontró...

    :)

    ResponderEliminar
  2. Joder MLuisa ¡qué bueno! ¡qué bueno!. Siempre me han inquietado y fascinado las esperas sin otra esperanza que seguir esperando. Genial MLuisa

    ResponderEliminar
  3. Que bonito!!

    Eso significa que aún queda romanticismo...y esperanza!!

    Delicioso.

    ResponderEliminar
  4. aaah no , me dio demasiada tristeza , mezclada con una cierta ternura por la esperanza nunca perdida , a pesar del tiempo ...


    hermoso !

    ResponderEliminar
  5. Precioso!!!! Ese giro final es encantador.
    Saludillos

    ResponderEliminar
  6. me gusta! que bueno! la espera de un amor eterno... ese que todos guardamos dentro. inogotable la esperanza, como las olas del mar que le traen las botellas a la playa...

    ResponderEliminar
  7. Está bien ...eso se llama matar el tiempo y al mismo tiempo ...tener una ilusión.

    ¿Recibiste el sobre?

    Besos amiga .

    ResponderEliminar
  8. Algún día yo tb tiraré una botella con un mensaje.

    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  9. Yo tire una botella hace un año.
    Sigo esperando a que alguien me encuentre
    :)

    ES EN SERIO :)

    Besos

    ResponderEliminar