sábado, 28 de julio de 2012

DESPERTAR

Desperté. Aquel sabor en la boca me recordó a ella y a su cuerpo. La sangre de mis manos, me recordó su traición.

6 comentarios:

  1. Aplausos, Maria Luisa.

    Este hiperbreve es como un estilete que se clava en el corazón del lector. Duro, muy duro. Tan duro como bueno.

    Un trabajo soberbio.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! soy dura escribiendo jaja

      Eliminar
  2. Hay que levantarse con ese peso encima, eh! Impecable, María Luisa, como siempre! Saludo grande

    ResponderEliminar